Editorial: Viajes, viáticos y recursos públicos

Publicado el 10 Enero, 2017 Por Equipo de Corresponsales

  Un informe de Contraloría reveló que al menos cuatro alcaldes y 54 concejales estarían involucrados en presuntas irregularidades cometidas en el ejercicio de sus funciones, relacionados a viajes y viáticos, entre 2013 y 2016. El ojo del ente contralor está puesto en 16 comunas del país y los montos involucrados superan los 400 millones […]

 

Un informe de Contraloría reveló que al menos cuatro alcaldes y 54 concejales estarían involucrados en presuntas irregularidades cometidas en el ejercicio de sus funciones, relacionados a viajes y viáticos, entre 2013 y 2016.

El ojo del ente contralor está puesto en 16 comunas del país y los montos involucrados superan los 400 millones de pesos. Mientras en algunos municipios se solicitó justificar el desembolso de dinero, en otros derechamente se exigió a las autoridades devolver los recursos objetados.

Curicó es el caso más emblemático, con concejales formalizados por fraude al fisco. A esta comuna se suma, por ejemplo, Sierra Gorda, en la Región de Antofagasta, donde se objetaron 120 millones de pesos. A esto se sumarían viáticos y pasajes aéreos que no están justificados y facturas a una empresa distinta a la contratada para estos eventos, entre otras situaciones.

El tema de los viajes de concejales y gastos en viáticos en ocasiones no justificados, son un claro ejemplo de que las instituciones públicas no cuentan con los mecanismos adecuados que permitan garantizar el uso eficiente y responsable de los recursos públicos, no solo cuando se trata de salir al extranjero, sino que también en los dineros que se destinan para la ejecución  de proyectos.

La región de O’Higgins incluso en el último tiempo ha conocido casos fuertemente criticados porque se han destinado dineros provenientes del Estado a proyectos que a la fecha no han conseguido su objetivo, por ejemplo, la plataforma www.turismolibertador.cl que aún sigue en tierra de nadie; o se estaban pagando pasajes por un viaje que nunca se realizó, como el caso que afectó al core Juan Pablo Díaz, tema que Contraloría obligó a ser subsanado por la propia autoridad cancelando los gastos de este fallido viaje a Estaos Unidos con recursos de su bolsillo.

Clave entonces es que existan mecanismos que eviten estas situaciones cuando estén en juego los recursos del Estados para así garantizar que su uso sea eficiente y correcto.

La legislación o los mecanismos de regulación hoy en día no son los suficientemente fuertes para evitar situaciones de este tipo. No se trata de comenzar una caza de brujas que finalmente termine coartando acciones que sí vayan en beneficio de la comunidad. Pero lo que la ciudadanía exige hoy es que en las autoridades exista una conciencia pública que los obligue actuar con mayor responsabilidad cuando haya recursos públicos de por medio.

Noticias Relacionadas

Columnas 24 Marzo, 2017

¡Huele a podrido!