Reforma al Código de Aguas: Advierten sobre disminución en valor de propiedades agrícolas

Publicado el 19 diciembre, 2016 Por Equipo de Corresponsales

La SNA afirma que esto equivale a US$ 13 mil millones.

El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Patricio Crespo, participó en el seminario “Desafíos de las aguas en Chile: ¿Hacia dónde vamos?”, organizado por Clapes UC, donde se debatió sobre los alcances del proyecto de reforma al Código de Aguas.

En la actividad, donde también estuvieron presentes el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga; el rector de la UC, Ignacio Sánchez; y el director de Clapes, Felipe Larraín, el dirigente gremial lamentó que la Reforma al Código de Aguas no se enfoque en abordar los desafíos en materia hídrica: “No podemos apoyar una reforma que se enfoca en recuperar el control político del recurso, en vez de abocarse a otorgar las soluciones que urgentemente se necesitan para enfrentar la crisis hídrica que vivimos”, enfatizó.

Patricio Crespo agregó que “esta iniciativa encubre la grave falta de gestión del Estado y pretende instrumentalizar la crisis para justificar la expropiación de derechos de aguas; remplazando los derechos actuales, que son un patrimonio privado, por una concesión pública, atentando así contra la esencia de todo derecho de propiedad”.

Un punto destacado por el representante de la SNA fue que “de prosperar la iniciativa se producirá una pérdida patrimonial para los agricultores que hará caer en 40% del valor de las propiedades (equivalente a US$ 13 mil millones), con la consiguiente baja en la valoración de los activos para efectos de garantías crediticias y del avalúo fiscal”. Adicionalmente, Crespo advirtió que habrá un daño por imposición de Caudal Ecológico mínimo y diferenciado, por el fuerte impacto en la disponibilidad del recurso.

En la actividad el presidente de la SNA hizo un crítico diagnóstico de la situación hídrica del país, explicando que “hay una carencia de infraestructura que permite que el 80% del agua disponible vaya a dar al mar, pese a que con una mínima inversión se podría revertir eso y aprovechar buena parte de ese recurso”. Entre otras falencias, también enfatizó en la inexistencia de un catastro de aguas subterráneas, de reservas de nieves, la ausencia de normativa sobre recarga artificial, la dispersión de funciones en la gestión del recurso, la excesiva burocracia y la incapacidad de la Dirección General de Aguas de cumplir con sus deberes.

Por ello, el líder del agro detalló las propuestas que se requieren para lograr mejorar el panorama hídrico y que deben ser promovidas por los públicos y los privados: “Es urgente mejorar la institucionalidad pública, concentrando las responsabilidades en un órgano rector único, profesionalizado, fortalecido e independiente; contar con mayor información, como por ejemplo estudios que permitan cuantificar y tener datos sobre acuíferos, nieves, ciclos geo-hídricos; incrementar la inversión en infraestructura y aprovechar mejor la ley de concesiones. En la misma línea hay que evaluar iniciativas como la carretera hídrica e impulsar un plan de regularización de derechos para los pequeños agricultores; disponer de recursos para rehabilitación de pozos precaviendo futuras sequías; y fortalecer a las Organizaciones de usuarios (OUA)”, concluyó Crespo.

Noticias Relacionadas